Los champús sólidos se abren camino en la cosmética capilar como alternativa para cuidar el cabello y, a la vez, proteger el medio ambiente reduciendo envases de plástico y agua. Son, sin duda, una de las novedades del último año, y en poco tiempo hemos visto como la consultas y el interés por este nuevo formato de champú se incrementaba entre nuestros clientes.

Después de unas décadas de olvido, la cosmética ecológica y natural vuelve a recuperar las pastillas de jabón y ponerlas en valor. Para los que tienen dudas sobre la eficacia de estos productos para la higiene del cabello, decir que lo importante de un champú es su composición y no su formato. Las tradicionales pastillas de jabón vuelven ahora mejoradas y con formulaciones específicas para cada necesidad del cabello, además de que con este formato, no solo limpias tu cabello, sino también el planeta.

Ventajas de los champús sólidos

  • Menos residuos plásticos

Con los champús sólidos ahorramos toneladas de plástico al planeta. Nos permiten reducir al mínimo su embalaje en un tipo de productos que, al tener un uso destinado al baño, queda prohibido su envasado en cristal.

  • Ahorro de agua

El consumo de agua es mucho menor tanto en su proceso de fabricación como en la formulación de este tipo de champús, de entorno al 60%, con un ahorro estimado del medio millón de litros de agua por año. Por otro lado, esta escasez de agua en el producto implica que no requieran de parabenos, sulfatos, emulsionantes, ni siliconas que suelen llevar los champús líquidos convencionales.

  • Ecológicos y naturales

Por lo general, este tipo de champús están siendo impulsados por marcas de cosmética ecológica y natural, como es el caso de nuestro laboratorio. Ya que detrás de esta tendencia hay unos valores de respeto hacia el medio ambiente, con criterios enfocados a favorecer un desarrollo sostenible.

  • Mayor vida útil

Aunque su precio de mercado suele ser algo mayor que los champús líquidos, se compensa pronto puesto que dura más tiempo. Un champú sólido de 100 gramos puede ser equivalente a tres botes de champú líquido.

  • Fáciles de transportar

Los champús sólidos son prácticos, compactos y ligeros, lo que los convierte en productos muy cómodos de transportar y en compañeros perfectos de viaje sobre todo a la hora de subir en un avión.

Dentro de nuestra política Zero Waste, como laboratorio certificado por LL-C (Certification), creemos que los champús sólidos son la opción perfecta para el cuidado del cabello, puesto que son 100% respetuosos con el medio ambiente, al estar elaborados con ingredientes naturales y no dejar residuos tras el fin de su vida útil. ¡Te animas a probarlos!